Curiosidades

Nuestra capacidad intelectual puede verse afectada según la estación del año.

Algunos estudios han demostrado que los cambios del tiempo o meteorológicos pueden afectar de manera considerable a la capacidad de trabajar o estudiar de los individuos. El hecho de que anochezca demasiado temprano, de que llueva durante varios días seguidos o el frío son variables a tener en cuenta.

En la actualidad con el constante ajetreo y los cambios a los que nos enfrentamos día a día nos damos cuenta que en muchas ocasiones nuestra capacidad intelectual disminuye sin saber el porqué. Con el fin de buscarle explicación a este fenómeno, los científicos de la Universidad de Lieja, en Bélgica, han realizado un estudio en el que han comprobado que la capacidad intelectual de cada persona puede variar dependiendo de la estación en la que nos encontremos.

verano

Uno de los autores del estudio, Gilles Vandewalle, señaló que las variaciones que se producen en nuestro entorno, durante el año, puede afectar a la parte hormonal, anímica, sentimental e incluso a la intelectual. Durante el proceso de investigación los científicos utilizaron a 28 personas entre hombres y mujeres, para medir la capacidad de mantener recuerdos a corto plazo, así como prestar atención a distintas informaciones.

 

Cabe destacar que para que esta investigación tuviera efecto no se permitió, a los participantes, que tuvieran ningún tipo de acceso al exterior del laboratorio durante 4 días y medio. Tras las pruebas se dió a conocer que el cerebro de las personas logra mantener un mayor índice de atención durante la época de verano, ocurriendo lo contrario cuando se inicia el invierno.

Aunque al parecer no se tiene una respuesta exacta del porqué el cerebro actúa de esta manera durante los cambios del clima y las estaciones, lo que está claro es que nos afectan pero pueden influir también otros factores.

 

invierno

Una de las cosas que hay que destacar cuando se habla de capacidad intelectual es que esta se puede definir como la habilidade necesaria para realizar tareas mentales y para procesar la información que se recibe del exterior, por tanto, los cambios que percibimos en el clima, pueden afectar de diferente forma a nuestro estado de ánimo y hasta hacer que no nos centremos en aprender algo nuevo o que nos cueste más trabajo.

 

¿Te ha gustado la clasificación? Deja un comentario

Curiosidades